Lo Último

REMERA FIRMADA POR JUGADORES DE BOCA JUNIORS

domingo, 22 de febrero de 2015

Boca le ganó 2a0 a Temperley

Y a Boca le costó. Puede que hasta más de lo que se pensaba. El equipo tardó en acomodarse, después pudo marcar diferencias -en el juego y en el resultado- y a partir de la expulsión de Orion debió modificar todo lo que tenía planeado. Quizá se replegó demasiado. No había necesidad de retroceder tanto y menos ante un rival que hasta hace seis meses jugaba en la Primera B Metropolitana. Y cuando uno se resguarda y encima tiene problemas defensivos, se sufre como sucedió. Los laterales volvieron a tener inconvenientes en la marca -lo de Monzón fue muy pobre- y las pelotas paradas fueron nuevamente una seria complicación. Lo positivo luego de la infantil e inexplicable actitud del arquero fue que Sara respondió y dejó en claro que cuando falte el titular no habrá que agarrarse la cabeza, como sucedía antes de su llegada.  
Se hace complicado analizar el juego por el pésimo estado del campo, que siempre se hace cómplice del que quiere destruir y perjudica al que busca proponer. Y esto forma parte del mamarracho que creó la AFA con este ridículo campeonato de 30 equipos que encima obliga a jugar en estadios que no están a la altura de la máxima categoría. De lo que se pudo observar, lo más importante fue que Arruabarrena mantuvo el 4-3-3 aún con Lodeiro. El uruguayo tuvo un desempeño interesante, aunque se nota que todavía le falta entrar en sintonía. El punto más alto fue Cubas, de un nivel excepcional y un presente que debe ser aprovechado. También es para destacar lo de Calleri, especialmente en el segundo tiempo. El delantero cumplió una labor impecable, se las ingenió para generar peligro sin ayuda de nadie y decoró su actuación con un verdadero golazo.
La cuenta pendiente fue no haber podido ver en acción a Osvaldo. La idea del Vasco era hacerlo debutar para que tuviera algunos minutos antes de saltar a la Bombonera, pero la expulsión de Orion cambió los planes y el trámite del encuentro terminó por dejarlo afuera. Es que a Pablo Pérez y Monzón hubo que protegerlos, porque estaban cerca de dejar al equipo con nueve. Es evidente que queda mucho por mejorar, pero siempre será más sencillo con la tranquilidad y la confianza que brindan las victorias. Y para eso será clave que, a pesar de la rotación, la base del equipo coincida en cancha y se conozca.
Más allá de las explicaciones o excusas, las diferencias que desde la previa existen entre uno y otro no se evidenciaron en el campo de juego. Por algo Orion y Sara tuvieron tanta participación y la última línea quedó expuesta en varias oportunidades. Claro que se ganó y es lo que más importa. Y encima sin discusiones desde lo arbitral. Esta vez no se hablará del penal a Meli como sucedió la semana pasada con el que le cometió Furios al Cata Díaz. ¿O acaso fue muy diferente el que le dieron a Estudiantes frente  a Godoy Cruz? Claro, las suspicacias no se buscan en todos lados. Hay que acostumbrarse a que los rivales son muchos más que once. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios "Anónimo", está permitido y pueden ser censurado si contiene algún elemento y/u contenido prohíbido, sin previo aviso.
Los comentarios que contienen "Nombres y Apellidos", será publicado y podrá ser censurado, según lo disponga el administrador, por contenido no permitido.
Muchas Gracias por dejar su comentario!