Lo Último

REMERA FIRMADA POR JUGADORES DE BOCA JUNIORS

domingo, 25 de agosto de 2013

Con el arco pinchado

Club Atlético Boca Juniors jugó ante Estudiantes de La Plata, por la 4 fecha del Torneo Inicial 2013 y no pudo con el local que se impuso 2a0.
Tras un comienzo irregular, con Estudiantes como dominador del juego, Boca de a poco fue subiendo la intensidad hasta ponerse en sintonía con el partido. Y fue Riquelme, a la media hora de juego, el que marcó el rumbo con un zapatazo desde afuera del área. Buscó el hueco desde la izquierda hacia adentro, alargó la pelota para que no lo alcanzara ningún defensor, se acomodó de frente al arco, y sacó un tiro que fue al centro y encontró firmes las manos de Rulli. No fue gol pero a partir de ahí Boca se empezó a animar, pisó seguido el área, y en diez minutos llegó una ráfaga de chances claras que pudieron poner al equipo de Carlos Bianchi en ventaja. Pero primero Desábato, con el pecho y sobre la línea, le ahogó el grito a un Burrito Martínez que ya no puede creer la mala puntería, y luego el arquerito se lució en otro remate de Sánchez Miño.
La imagen borrosa que había dado Boca en los primeros minutos, de a poco, fue ganando nitidez. Al punto que, si hubiese terminado en ventaja, a nadie le habría llamado la atención. Pero, viejo axioma del fútbol, las chances que no se convierten en un arco se sufren en el otro. Y Boca lo sufrió, porque en el arranque del segundo tiempo, cuando todavía no se había armado nuevamente el partido, Guido Carrillo capturó la segunda jugada de un tiro libre y le dio a la pelota con alma y vida desde afuera del área. Nadie llegó a cerrar el remate y Orion apenas alcanzó a rozar el balón con los guantes.
Con la ventaja, Estudiantes terminó de entregar el campo y la pelota, y Boca se adelantó con todas sus urgencias a cuestas para buscar el empate. Y aún sin claridad en la elaboración, con raptos de Riquelme, y aportes de los desbordes de los laterales, el gol estuvo al alcance de la mano, o del botín. Pero el arco de Rulli estaba cerrado por méritos del arquero, o fallas en el último pase a la red, y así la noche se fue poniendo negra. No alcanzaron los ingresos de Cángele y Gigliotti, que armaron un tridente con el Burrito, mientras Román sufría los últimos minutos desde el banco y con hielo en el muslo, y ya fue imposible encontrar el camino a la igualdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios "Anónimo", está permitido y pueden ser censurado si contiene algún elemento y/u contenido prohíbido, sin previo aviso.
Los comentarios que contienen "Nombres y Apellidos", será publicado y podrá ser censurado, según lo disponga el administrador, por contenido no permitido.
Muchas Gracias por dejar su comentario!