Lo Último

REMERA FIRMADA POR JUGADORES DE BOCA JUNIORS

domingo, 16 de octubre de 2011

Boca igualó ante Belgrano y sigue siendo líder del torneo

Boca, el único líder del Apertura, tenía la chance de sacarles ocho puntos a los escoltas Racing y Atlético de Rafaela. Sin embargo, no pudo quebrar a un aguerrido Belgrano de Córdoba en la Bombonera y debió conformarse con un 0-0. La distancia con sus perseguidores ahora es de seis unidades y genera tranquilidad, aunque los de Falcioni se quedaron con las ganas de más porque hicieron todo el desgaste. Y la tarde terminó peor por la lesión de Lucas Viatri y el estado de Juan Román Riquelme.

El duelo se le presentó arduo al líder, ya que enfrente tuvo a un contrincante que levantó bien alto las banderas del orden táctico y el despliegue físico. Desde su cerrado 4-4-1-1, el Pirata le cerró los caminos a Boca y le impidió elaborar juego con comodidad a Riquelme. La iniciativa y el dominio territorial fueron del local, pero sus intentos se diluyeron cuando hubo que acercarse a las adyacencias del área de Olave.

Durante los primeros 45 minutos, Boca llevó las riendas aunque maldijo su falta de profundidad. En las escasas chances de gol generadas, se contabilizaron un par de remates de Cvitanich y Clemente Rodríguez. La imagen de Román discutiendo con el línea Casas fue un fiel reflejo del fastidio del puntero en la parte inicial. Encima, Viatri se lesionó la rodilla izquierda al chocar contra un cartel de publicidad y fue reemplazado por Blandi. Luego se confirmó la rotura de ligamentos del centrodelantero.

La intensidad de Boca se potenció en el complemento. Belgrano defendió cada vez más cerca de su área y el contragolpe con Vázquez y Pereyra fue nulo. De la mano de Riquelme, el Xeneize intentó abrir la cancha con los laterales. Sin embargo, los caminos se achicaron por la marca del visitante. Un tiro de Román desde fuera del área sacudió la modorra a los 8, pero Olave envió la pelota al córner. Enseguida, el enganche pidió el cambio por un dolor en el talón de Aquiles e ingresó Gracián.

Sin el crack, las ideas de Boca se empobrecieron notablemente. Los de Falcioni recién volvieron a inquietar a los 34 con un disparo de Blandi, pero el arquero reaccionó con categoría para desbaratar el mano a mano. En tanto, el pobre arbitraje de Abal -perjudicó en varios fallos al Xeneize- fue el blanco de toda la bronca de los hinchas. Y a poco del cierre Chávez y Clemente acariciaron el triunfo con sendos remates que pasaron cerca. Al anfitrión se le acabó el tiempo y dejó escapar una chance inmejorable de ampliar su hegemonía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios "Anónimo", está permitido y pueden ser censurado si contiene algún elemento y/u contenido prohíbido, sin previo aviso.
Los comentarios que contienen "Nombres y Apellidos", será publicado y podrá ser censurado, según lo disponga el administrador, por contenido no permitido.
Muchas Gracias por dejar su comentario!